Diseño de interiores: color

Algunos conceptos básicos en el lenguaje del diseño, expresiones del color, tips y reglas a seguir para lograr un buen empaste en la decoración.

Muchas veces no nos atrevemos a utilizar combinaciones de color en los ambientes por miedo a la crítica, sin embargo hay que considerar el color como una herramienta. Aplicados correctamente; alejan o acercan distancias, suben y bajan techos, cambian estados de ánimo.

El color como forma de expresión:

Colores primarios: Rojo (bermellón) Amarillo (mediano) y Azul (ultramar)

Rojo: Es el color más exagerado, más pasional y más llamativo.

– No se aconseja en paredes con luz de sol directa.

– En ambientes con personas nerviosas o hipertensas.

– En ambientes laborales con mucho personal (genera Stress, altera el nerviosismo).

– No en habitaciones de niños o bebes.

– Como color de acento en un lugar (pequeña cantidad)

– En usos comerciales, y combinado con amarillo facilita la rotación del público.

Amarillo:  Es el primer color que vemos al entrar a un lugar. Genera una visión organizada.

– Aporta luz. (Indicado para lugares con poca luz solar)

– Facilita la concentración y el interés visual.

– No se indica en paredes con sol directo.

Azul: Es un color hipnótico y según el volumen es más sedante que el verde.

– Dormitorios de gente nerviosa o con insomnio.

– Color indicado en ambientes ruidosos y muy asoleados.

– Relaja la vista.

– Disminuye el apetito.

Colores secundarios: Naranja, verde y violeta.

Naranja:

– Para ambientes sociales (comedores, entradas, halls. Da un buen semblante a los comensales).

– Favorece la digestión y despierta el apetito.

– Oficinas de muchos empleados.

– Al igual que el amarillo, también está indicado para espacios sin luz solar.

Verde:

– Es un color muy sedante, recomendada para personas alteradas.

– Color por excelencia para bajar el exceso cromático en una habitación.

Violeta:

– Color sedante. Indicado para lugares de híper concentración.

– Con una fuerte saturación, detentan poder o jerarquía.

Colores complementarios: (combinación de 2 colores)

– Aquellos colores que en el círculo cromático, están enfrentados o son opuestos (rojo – verde; naranja – azul; amarillo – violeta)

Se potencian estando juntos, al contrastar realzan sus tonalidades. Un rojo se ve más rojo al lado de un verde. Son originales y sorpresivamente bien halagados.

Colores saturados o colores solidos:

– Tienen mucha presencia. Dan ambientaciones personales, es imprescindible hacer un análisis del ambiente y de la persona a quien tenga que agradar.

Son gamas de colores para lugares muy luminosos.

Colores desaturados o pastel:

– Decoraciones blandas, suaves o sutiles. Para ambientes de relajación y mucha tranquilidad.

Es importante combinarlos con acentos de color que generen interés visual, o accesorios modernos para no dar una sensación de bebe o antiguo.

Colores neutros o dinámicos:

– Son colores atemporales, no pasan de moda. Son fácilmente combinables con cualquier color del círculo cromático.

Acromáticos: blanco – negro – gris

– Negro: color seguro. Da elegancia y potencia los colores que tiene cerca. Es un buen color para acentos en la decoración. Se debe tener en cuenta que absorben mucha luz y son difíciles de mantener limpios.

– Blanco: Clásico del modernismo. En su totalidad, refleja el miedo a utilizar color.

– Gris: gris plomo, gris medio, gris cromado o gris grafito son los más recomendados. Dan una apariencia de metal u hormigon.

Efectos ópticos de los colores:

Oscuros:

Los colores oscuros acercan la pared sobre la cual se aplica. Requiere que el ambiente sea muy luminoso (natural o artificial)

En objetos los colores oscuros les dan apariencia a pequeños, más pesados, más estables.

Claros:

Los colores claros por el contrario, expanden. Más alto. Más próximo. En objetos los hace ver más grandes, más livianos y más estables.

En pisos los colores oscuros comprimen el lugar y los claros expanden.

Esquema de color:

¿Como utilizar o combinar los colores?

Luego de realizar un estudio del ambiente (cuál es su fin, quienes lo concurrirán con mayor frecuencia, cual es la imagen que quiero dar)

*No deben utilizarse los colores por moda.

Se procede a la elección de CONTRASTES Y ARMONIAS

Contrastes: Busco generar un choque visual premeditado. En interiores de viviendas, para personas jóvenes o con personalidades híper definidas. En comercios de venta rápida.

Armonías: Los colores que elijo forman una unidad grata a la vista. Para personas con miedo a usar color o personas de edades +40.

Monocromático: Saturo o desaturo a voluntad. Posee la ventaja de que es fácil de utilizar y recibe poca crítica. Pero, a largo plazo aburre… La monotonía visual puede corregirse al variar diferentes texturas.

Análogos: Se eligen dos colores vecinos no inmediatos de la misma gama pero en diferentes tonos. Se toma el más llamativo para los acentos y los más tranquilos para superficies más grandes.

Complementarios: Se elige un color, y su complementario u opuesto. Esto provoca un choque visual por el contraste entre un color cálido y uno frio.

Dobles complementarios: Se elige un par complementario y otro par no inmediatos (pero que no estén demasiado distanciados)

Triples: Se eligen tres colores equidistantes entre sí (triángulo equilátero) según sea mi preferencia elegiré uno frio y dos cálidos o viceversa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *